martes, 21 de noviembre de 2017

JAGUAR XJS

Encontré este coche abandonado junto a un bar de carretera, e inmediatamente me detuve a echarle un vistazo y a hacerle algunas fotos.


Este automóvil se fabricó en Coventry y estuvo en producción entre los años 1975 y 1996, durante esos veintiún años se introdujeron algunas mejoras, pero su línea exterior cambió muy poco.



Este modelo se comercializó con dos puertas y el cliente podía elegir entre caja de cambios manual o automática. Su velocidad máxima era de casi 230 kilíometros por hora.


Fue un automóvil caro; sin embargo, el hecho de aparecer en algunas series de televisión como El regreso de El Santo o Los nuevos vengadores lo hizo muy popular. Fue sustituido en 1996 por el Jaguar XK8.

domingo, 5 de noviembre de 2017

IGLESIA DE SAN PEDRO

A veces uno se topa con los grandes hallazgos sin buscarlos. No hace mucho encontré esta joya arquitectónica en pleno Aljarafe sevillano.






Se trata de una iglesia edificada en el siglo XIII sobre los restos de una antigua mezquita.





Un siglo y medio después fue reedificada para cambiar su orientación musulmana por la cristiana, de este a oeste, aunque continuó manteniendo la torre separada del edificio principal. 









Sus tres naves son de estilo mudéjar aunque con algunos elementos góticos. En su interior aún subsiste una pintura de San Juan Bautista.


miércoles, 1 de noviembre de 2017

CARABINEROS DE LA BARROSA


Mi sobrino Álvaro, gran conocedor de esta zona, me había hablado mucho de este cuartel de carabineros. Este verano hemos tenido la ocasión de acercarnos los dos para verlo y para hacer algunas fotografías.



Este cuartel, tapiado ahora para evitar vandalismos innecesarios, está situado a gran altura sobre una playa gaditana, lo que le permitía la vigilancia de una gran parte del horizonte.



El cuerpo de carabineros, creado en el siglo XIX para la vigilancia de fronteras y costas, y para el control del contrabando y el fraude fiscal, desapareció en 1940, cuando fue absorbido por la Guardia Civil.


viernes, 9 de junio de 2017

PALACIO DE LAS POYATAS

Había leído tanto sobre este palacete que, en cuanto he tenido ocasión, me he acercado a echar un vistazo y a conocerlo de primera mano.


El palacio de Las Poyatas se levanta en una zona de lomas bastante áridas, entre los valles de dos ríos, el Matachel y el Palomillas. 
A la hora de la siesta, cuando llegué hasta aquí, el calor era tremendo y la soledad casi podía oírse.


Se trata de una construcción de finales del siglo XIX y principios del XX, atribuida al gran Aníbal González, con cuyo tipo de arquitectura conecta perfectamente el estilo de este palacio.



Este edificio, concebido en principio como vivienda de ocio para sus dueños, tiene la apariencia de una pequeña fortaleza de dos plantas con un torreón central, almenas y pequeñas torres-garita en sus esquinas, que tienen cierta conexión visual con los postes de la cerca exterior.




Además de salones con chimenea, cuartos de baño, estancias, galerías, patios interiores y jardín con estanque, el palacio tiene, al igual que otros grandes cortijos, su propia capilla.






Poco tiempo la disfrutaron sus propietarios pues, iniciada ya la guerra civil, fue reformada por Luis Morcillo para que sirviera de sanatorio antituberculoso, cometido que desempeñó hasta bien entrados los años sesenta del pasado siglo. Desde entonces el edificio está sin uso, aunque una parte se utiliza como almacén de la finca.