miércoles, 17 de mayo de 2017

CONVENTO SAN ANTONIO DE PADUA

Estas imponentes ruinas se vislumbran desde bastante antes de llegar a ellas; la torre principal, los muros semiderruidos, las columnas de la planta superior del claustro y algunos arcos van apareciendo ante nuestra mirada atónita a medida que nos acercamos.



María Teresa de Guzmán hizo la promesa en el siglo XV de construir este colosal edificio si su marido, el conde de Alba de Liste era liberado por los portugueses.



Ahora, más de cinco siglos después, poco queda del antiguo esplendor de este convento franciscano.

La iglesia, con una impresionante bóveda de crucería, su torre y las columnatas del claustro son quizá lo más destacable en este conjunto arquitectónico que se debate entre los estilos gótico y renacentista.

De su interior ha desaparecido todo, sólo las magníficas pinturas de sus paredes subsisten al vandalismo y al paso del tiempo.
Las sucesivas ventas y subastas que sufrió este lugar después de la desamortización no hicieron más que acelerar su imparable proceso de ruina.




La maleza ha ido conquistando los patios y los espacios exteriores dando a este sitio una inequívoca imagen de olvido y abandono. 


No parece que las instituciones y los organismos encargados de velar por nuestro patrimonio estén muy preocupados por el estado de conservación de este conjunto conventual, que día a día sigue deteriorándose sumido en el más completo olvido.

jueves, 20 de abril de 2017

BARCO JOMAR


Encontramos este barco encallado en la ría de Tavira cuando remontábamos el río Gilao.

Se trata de un pesquero de tamaño medio con casco de acero y matriculado en Tavira.

No hay mucha información sobre esta embarcación, pero sí he podido encontrar una foto de hace algunos años realizada con el barco fondeado en el puerto.





En ella puede verse el Jomar en todo su esplendor, luciendo todos sus aparejos, entre ellos una grúa de izado.


viernes, 14 de abril de 2017

ERMITA DE SAO BENTO

Encontré esta capilla cuando hacía un recorrido por la zona del embalse de Alqueva.

Se trata de una pequeña ermita construida en el siglo XVI en los arrabales de Monsaraz, a expensas de los donativos de los feligreses del lugar.


La cúpula del presbiterio es quizá lo que mejor se conserva, en ella aún pueden verse unas magníficas pinturas murales que datan de principios del siglo XVII y que representan a san Bento con su mitra, su cáliz, su báculo y su cruz de Aviz.





Apenas quedan los arranques de la bóveda de cañón que cubrió la única nave con que cuenta el edificio, como también queda poco del tejado de la sacristía adosada a uno de sus laterales.


martes, 7 de febrero de 2017

FÁBRICA ABANDONADA

Muchas veces he visto esta fábrica a pleno rendimiento, con movimientos de gentes, maquinarias y camiones desde mis primeras visitas al Algarve portugués.


Su torre, visible desde bastante distancia cuando uno se va acercando a Moncarapacho, es quizás lo más característico de su construcción.


Pocos datos tengo sobre el edificio, completamente vacío en la actualidad, excepto un gigantesco horno, ubicado en la parte baja de la chimenea; nada hay en su interior que pueda identificar su función durante los casi cincuenta años que estuvo en activo.







La fábrica, formada por la torre-chimenea, una nave de hormigón y algunas construcciones anejas ha quedado abandonada hace unos años. Desde entonces tenía ganas de subir hasta aquí, echar un vistazo y hacer algunas fotos, cosa que por fin he logrado hace unas semanas.